Nuestros alumnos de nuevo ingreso del aula de 1º de infantil, están teniendo una buena adaptación hasta el momento.

Aunque no son muy habituales, son normales los llantos al entrar y el sentir un poco de tristeza al separarse de sus papis. Todo esto se supera con un abrazo de la profe y de Buff, nuestra mascota.

Después de estas tres semanas de curso la mayoría de los alumnos ya han adquirido las rutinas y los hábitos trabajados: saludar y despedirse, colocar sus cosas en la percha, ponerse el babi, abrocharse los botones, salir y entrar en fila y comenzar el día con la asamblea… Las rutinas ayudan a los niñ@s a ser más autónomos y les proporcionan mayor seguridad.

¡Enhorabuena peques! estamos muy orgullosos de vosotros, ¡seguid así!