Villancicos, chocolate con churros y una visita tan mágica como real

Queda muy poco para que podamos disfrutar en casa de una nueva Nochebuena y festejar la Navidad. Por eso estos días hemos estado preparándonos para ello y compartiendo en familia, que es como llevamos educando en nuestro colegio 50 años, algunas de las actividades más tradicionales de estas fechas: villancicos, chocolate con churros y una visita tan mágica como real.

El pasado día 22 pudimos reunirnos todos juntos en la Iglesia para proclamar las grandezas del Señor y alegrar nuestros espíritus, como hiciera la Virgen al visitar a su prima Isabel. Dimos gracias por ello, porque siempre es motivo de gozo recibir, a través de la voz de los niños, el anuncio de la gran noticia del nacimiento de Dios.

También los más mayores tuvieron ocasión de entregar a las hermanas concepcionistas franciscanas del convento unos christmas que, como es habitual, prepararon de manera especial para ellas.

Por último, para despedir este primer trimestre, ayer pudimos saborear la dulzura del Niño Jesús en el chocolate con churros que degustamos de forma fraterna. Y al final de la mañana, como si nuestro colegio se hubiera convertido en el mismo Belén, recibimos la visita que más ilusión despierta en nuestros alumnos: la de los magos de oriente. Todos tuvieron la oportunidad de entregar su carta. Ojalá ninguno se olvidará de pedir Paz y Amor.

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo!

¡Qué Dios renazca en nuestros corazones estas vacaciones!

¡Nos vemos pronto!